El mercado inmobiliario

¿Es difícil encontrar alojamiento?

Si vas a estar en Estados Unidos un tiempo limitado, alquilar es la mejor opción, aunque puede ser difícil en las grandes ciudades debido a la gran demanda.

El coste del alojamiento suele suponer un tercio del presupuesto de una familia media americana. En zonas donde los precios son más altos, como los centros de las ciudades, puede llegar hasta el 50%. El tipo de alojamiento que suelen buscar los extranjeros suele ser particularmente caro: pisos amueblados o semi-amueblados, alquilados a última hora y por cortos períodos de tiempo.

Si vas a ir a vivir a una gran metrópoli te resultará muy difícil encontrar un sitio asequible en el que vivir, sobretodo en Nueva York, San Francisco y Los Ángeles. Lo normal es que tengas que elegir entre un piso minúsculo en el centro de la ciudad o más espacio en los suburbios (con un trayecto largo hasta tu trabajo o centro de estudios).

La zona en la que vivas tendrá un gran impacto en tu calidad de vida en EEUU. Algunos de los barrios más pobres quedan automáticamente eliminados debido a los altos niveles de delincuencia y la precariedad de los servicios públicos (como los colegios o el transporte). Las mejores zonas, aquellas con poca delincuencia y buenos colegios públicos, están muy solicitadas, por lo que son más caras y hay menos donde elegir.

Muchos propietarios obligan a un año de contrato como mínimo. Tómate tu tiempo e intenta visitar el mayor número posible de casas, y asegúrate de leer la letra pequeña antes de firmar un contrato. En algunas ciudades americanas hay leyes de “control de alquileres” que estipulan el máximo que se puede cobrar por un piso basándose en su tamaño y su situación. A veces este importe está muy por debajo de lo que el dueño pediría si pudiese imponer su precio. Sin embargo, los pisos amueblados no están regidos por estas leyes, por lo que el dueño puede alquilarlos al precio que quiera.

Si encuentras un piso que te gusta pero es caro, intenta negociar. También tendrás que tener en cuenta los extras como el mantenimiento o quitar la nieve (puede que el contrato te obligue a hacerlo tú mismo). En algunos casos, el alquiler incluye gas y agua caliente, pero la electricidad suele pagarse a parte.

La oferta y la demanda pueden variar en diferentes épocas del año, sobretodo en ciudades donde hay un alto porcentaje de estudiantes. Al principio del semestre, normalmente en marzo/abril y septiembre/octubre, la demanda de pisos suele ser muy alta, y encontrar algo lleva mucho más tiempo. Intenta ver muchos pisos para hacerte una idea de cómo está el mercado, compara tus opciones y prepárate para actuar con rapidez si encuentras algo que te gusta.

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: