Colegio público o privado

Elige cómo educar a tu hijo

Los factores más importantes cuando se decide entre un colegio público o privado en Alemania son los idiomas de la enseñanza, la edad del niño y sus horas de trabajo. También, hay que considerar en qué sistema de educación ha estado en el pasado así como el que planea para su futuro.

Colegio público o privado

El sistema escolar en Alemania está compuesto por colegios públicos y sustitutos privados o colegios suplementarios, donde la mayoría ofrece altos estándares académicos. Algunos padres alemanes prefieren enviar a sus hijos a un colegio privado debido al reducido tamaño de las clases, donde cada niño obtendrá una atención personalizada. En muchos casos, se debe a la religión o la orientación pedagógica del colegio.

Las familias expatriadas a menudo tienen razones más decisivas para la elección de un colegio privado, por ejemplo:

  • El idioma: La mayoría de los colegios públicos alemanes sólo ofrecen educación en alemán, y el sistema no da ningún tipo de facilidades a los que no hablan alemán. Esto puede ser muy duro para un niño que no hable el idioma, por esto y por otros problemas de integración se recomienda enviar a un niño a un colegio público sólo si va a permanecer en él durante al menos un año.
  • Horario escolar: La mayoría de los colegios públicos alemanes sólo abren por la mañana, y carecen de actividades por la tarde. En algunas regiones es obligatorio el colegio los sábados por la mañana. Si trabajas, puede que ésta no sea la mejor solución para tu vida familiar. También hay gente que prefiere mandar a sus hijos a un internado, aunque éstos son raros dentro del sistema público.
  • Convalidaciones: Puede que los títulos alemanes no sean reconocidos en tu país de origen (o en el país al que piensas mudarte cuando dejes Alemania), por lo que te recomendamos que compruebes si el Abitur (la selectividad alemana) sirve en tu país para acceder a la universidad.
  • Actividades extraescolares: La mayoría de los colegios públicos carecen de actividades extraescolares como música, clubs o deportes. Si quieres que tu hijo realice estas actividades en el colegio (recuerda que hay otras opciones), tendrás que optar por un colegio privado.
  • Religión y otros aspectos: La religión es obligatoria en la mayoría de los colegios públicos (aunque en algunos te dan la opción de que tu hijo no asista a las clases) pero no en los privados. Casi todos los colegios públicos alemanes son mixtos, si quieres enviar a tu hijo a un colegio que no sea mixto tendrás que optar por uno privado.

Se recomienda investigar a fondo el colegio (ya sea público o privado) antes de tomar la decisión final. Comprobar los resultados del colegio y si es posible, hablar con los profesores y otros padres de niños expatriados que ya se hayan enfrentado con los mismos desafíos.

El sistema escolar en Alemania está compuesto por colegios públicos y sustitutos privados o colegios suplementarios, donde la mayoría ofrece altos estándares académicos. Algunos padres alemanes prefieren enviar a sus hijos a un colegio privado debido al reducido tamaño de las clases, donde cada niño obtendrá una atención personalizada. En muchos casos, se debe a la religión o la orientación pedagógica del colegio.

Las familias expatriadas a menudo tienen razones más decisivas para la elección de un colegio privado, por ejemplo:

  • El idioma: La mayoría de los colegios públicos alemanes sólo ofrecen educación en alemán, y el sistema no da ningún tipo de facilidades a los que no hablan alemán. Esto puede ser muy duro para un niño que no hable el idioma, por esto y por otros problemas de integración se recomienda enviar a un niño a un colegio público sólo si va a permanecer en él durante al menos un año.
  • Horario escolar: La mayoría de los colegios públicos alemanes sólo abren por la mañana, y carecen de actividades por la tarde. En algunas regiones es obligatorio el colegio los sábados por la mañana. Si trabajas, puede que ésta no sea la mejor solución para tu vida familiar. También hay gente que prefiere mandar a sus hijos a un internado, aunque éstos son raros dentro del sistema público.
  • Convalidaciones: Puede que los títulos alemanes no sean reconocidos en tu país de origen (o en el país al que piensas mudarte cuando dejes Alemania), por lo que te recomendamos que compruebes si el Abitur (la selectividad alemana) sirve en tu país para acceder a la universidad.
  • Actividades extraescolares: La mayoría de los colegios públicos carecen de actividades extraescolares como música, clubs o deportes. Si quieres que tu hijo realice estas actividades en el colegio (recuerda que hay otras opciones), tendrás que optar por un colegio privado.
  • Religión y otros aspectos: La religión es obligatoria en la mayoría de los colegios públicos (aunque en algunos te dan la opción de que tu hijo no asista a las clases) pero no en los privados. Casi todos los colegios públicos alemanes son mixtos, si quieres enviar a tu hijo a un colegio que no sea mixto tendrás que optar por uno privado.

Se recomienda investigar a fondo el colegio (ya sea público o privado) antes de tomar la decisión final. Comprobar los resultados del colegio y si es posible, hablar con los profesores y otros padres de niños expatriados que ya se hayan enfrentado con los mismos desafíos.

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: