París y sus catacumbas

La exploración de la Ciudad de las luces

El visitar París una y otra vez, nunca cansa al paladar turístico. Considerada desde el siglo XIX “La ciudad de las luces” al cruzar los Campos-Eliseos, y ésta por lógica lo es.

París y sus catacumbas

París, una ciudad que causa admiración y que siempre entre los parisinos se denota ese típico orgullo qué cae en la alabanza de su Ciudad.

Pero, los franceses tienen escondites en la Ciudad que no muchos turistas conocen o visitan. Es mi intento decifrar el misterio y por tanto, exponer unos zonas interesantes, lindas y otras llenas de terror. El París que yo les doy es uno nocturno con sus Catacumbas, entre otras cosillas...

En 1786 comenzó un proyecto monumental. Los cementerios de París estaban súper-poblados de esqueletos y huesos por todos lados. Este problema estaba causando pestilencias y enfermedades por toda la Ciudad. Los cementerios antiguos como “Les Halles” y otros como: “Montparnasse”, “Montrouge” y “Montsouris” también estaban llenos. Así que el gobierno tomó medidas drásticas y decidió mover todos los huesos y cuerpos que se estaban pudriendo a un nuevo lugar de descanso.

Para que la población parisina no se enterara, los empleados movían los miles de cuerpos durante la noche. El lugar de reposo de estos seres sería en las catacumbas y cloacas de París. Tiempo después, antes de la Revolución (1789), Carlos X tiraba unas fiestas salvajes para sus amistades, se festejaba entre los muertos. Más de un siglo y medio después se convertiría en el escondite y los cuarteles generales de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de entrar a las Catacumbas, hay una advertencia, “¡Alto! Éste es el imperio de los muertos.” En el presente sólo esta abierto un kilómetro de las Catacumbas, pero en realidad hay una red de túneles por toda la ciudad de París y lo que se cree que sea cientos de kilómetros. Ahora, el paseo o ‘tour’ no es para el débil de corazón. Si entra, esté preparado para ver más de cinco millones de huesos y esqueletos en una hiladera de túneles, pasillos y pequeñas montañitas a los alrededores. Para llegar, está localizado en el 1 Pl Denfert-Rochereau número 75014 y es la misma parada en el Metro parisino o puede llamar. Para más información al 01-43-22-47-63. Está abierto de martes a viernes desde las dos hasta las cuatro de la tarde y sábados a domingos abren desde las nueve hasta las 11 de la mañana, luego cierran y reabren de dos a cuatro de la tarde en el fin de semana; los días feriados están cerrados.

Las noches de fiesta

Por la noche, prefiero un Café reconocido por los artistas, lugar que es posible encontrarse con el mismo Gerard Depardieu; éste mismo es el “Café de la paz/Café de la Paix”. El costo por plato es de $40 en adelante, y es tan buena la comida como el ambiente. Vaya con tiempo o mejor todavía, haga reservaciones con antelación; al ser el mejor Brasserie de la Ciudad, está siempre repleto. Puede llamar al 01-40-07-30-20 ó llegar hasta el 12, Boulevard des Capucines. Los horarios comienzan desde la 12 del mediodía hasta las 12 de la medianoche todos los días. Tírese a la aventura, le gustara la buena música, la comida y el ambiente; y tal vez, se encuentre con un famoso artista del cine francés.

Para más noches parisinas, hay fiestas eternas... Una de estas fiestas que lleva corriendo desde el siglo XIX,-un prestigioso cabaret-el “Molino rojo/Moulin Rouge”. Entre sorbos de Champagne en la mesa, se deleita en un espectáculo multi-color sin igual. Hay 60 bailarinas hermosas en más de 1,000 disfraces por toda la tarima. El “show” le puede costar unos $50 en adelante y los programas son a las siete, nueve y 11 de noche todos los días. Si llega a las siete de la noche, puede cenar allí mismo, mientras goza de canto y baile. El programa es exquisito, pero les advierto, es un “show” sólo para adultos; aunque nada es vulgar, todo es artístico y al buen gusto; hay escenas donde las damas demuestran sus pechos al público. En Metro es por “Place Blanche” en el número 82, boulevarde de Clichy –75018 ó puede llamar para información y reservaciones al 01-53-09-82-82. También está cerca la iglesia “Sagrado Corazón/Sacre Couer” para echarle un vistazo y tomar unas fotos de ésta durante la noche, es una vista bellísima, como la Iglesia misma.

Las noches más románticas

La próxima noche escogemos el frente de la misteriosa iglesia “Nuestra Señora/Notre Dame”. Punto de encuentro para fotografiar la arquitectura gótica del edificio. Entre sus arcos y figuras protectoras, la “Notre Dame” llama para admirarla y sentarse sobre los bancos y verla durante largo rato. Cerca está el río Seine. Pero, no es hora de partir esta que hayamos pisado el “Punto cero kilómetros”. Se dice que al pisar el “Punto cero”, uno regresará pronto a París y con muchos buenos deseos en mente, esperamos que así sea.

Para movernos mejor, alcanzamos ver la torre Eiffel. Tenemos reservaciones para la siete de la noche. Es una cena y velada para ver desde el restaurante de la Torre la ciudad entera. El salón de actividades es uno feliz, mientras nos sentamos juntos a admirar el Trocadero y estamos llenos de emoción, pues estamos sentados sobre una de las maravillas mundiales. La ingeniería del señor Eiffel no tuvo límites a finales del siglo XIX. Al ser la “Ciudad de las luces”, entre las siete y 11 de la noche se convierte en la “Fiesta de las luces”. Además de sentarnos en el restaurante y tomar fotos, subimos al ‘tope’ de la Torre misma para mirar nuevamente el Trocadero de forma entera.

El frío nos impacta un poco a la altura qué estamos; por tanto, nos colocamos las chaquetas y seguimos tirando las fotos por un par de minutos más. Después, volvemos a bajar a nuestra mesa maravillados por la acción de todo y lo que hemos visto desde las alturas. Les sugiero al visitar, tomarse un rico vino de Burdeos; la mejor cosechadora de vinos en Francia. Los precios por persona para el ‘tour’ y la cena corren entre $70-$80 en adelante, qué disfrute la experiencia.

Para observar y gozar de París nocturno

Uno de las cosas más importantes qué tiene que hacer durante la noche es caminar por las orillas del río Seine, es sumamente romántico. Si no desea caminar, ya sea por el frío y/o el cansancio, le puedo sugerir el paseo por el “Barco parisino/Bateaux Parisiens”. Es espectacular, después de las 6:30 p.m. A la caída del sol y por la noche está todo el Río, monumentos, iglesias y museos iluminados. En el “Bateaux” puede disfrutar de una rica cena, con un el típico champagne o vino frances entre almejas, vegetales y para el postre, una tarta de caramelo con un fuerte café francés.

El barco se encuentra casi al frente de la misma torre Eiffel y el paseo lo llevará a lugares especiales. Nosotros tuvimos la oportunidad de ver “El museo Dorsay/Le Musée Dorsay”, donde se encuentra una de las obras más famosas de Van Gogh, “Su autorretrato”; además, pasamos por detrás del “Louvre”, donde se encuentra la “Mona Lisa” de Da Vinci, vimos “El puente de Alejandro II/Pont Alexandre II” y hasta llegar nuevamente al “Nôtre Dame”. Nos sentíamos llenos de tanta emoción por ver una Capital tan majestuosa y gloriosa durante la noche; al salir del barco estabamos tan felices qué literalmente “caminábamos sobre las nubes”. Los “bateaux” tienen un costo por persona de $30-$35 por el almuerzo (pero, los precios están sujeto a cambio) y las cenas son usualmente más costosas, en el pasado he pagado hasta $50 por persona; para más información puede acceder en el internet a www.bateauxparisiens.com .

Ahora, para finalizar, para hacer el viaje por el París nocturno, le sugiero por lo menos una semana bien planeada para disfrutar su hotel, cena y todo lugar qué escojan lo más posible. Tenga en mente y recuerde que puede intentar otras aventuras nocturnas en las discoteques de la Ciudad, que son igualmente interesantes. Por ahora, le digo qué comience durante el día con las Catacumbas y por la noche las puede unir a los pasados ‘tours’ mencionados (“Cafe de la Paix”, “Moulin Rouge”, “Notre Dame”, “Eiffel” y finalmente el “Bateaux”). Éste es un turisteo qué puede comenzar levantándose un poco más tarde, al ser una experiencia para noctámbulos. De igual forma le digo, es un paseo por la Ciudad para personas que ya hayan estado en París anteriormente. Si nunca ha estado en París y está dispuesto a levantarse temprano, para ir a los museos y luego pasarse la noche de “party”, esto es igualmente bueno. Espero que usted lo disfrute mucho y le saque todo el provecho, cómo yo le saqué al París nocturno. Gracias

Autor: Daniel Otero, San Juan, Puerto Rico
Trabajo como Consultor, escribo a tiempo parcial y me encanta viajar!

París, una ciudad que causa admiración y que siempre entre los parisinos se denota ese típico orgullo qué cae en la alabanza de su Ciudad.

Pero, los franceses tienen escondites en la Ciudad que no muchos turistas conocen o visitan. Es mi intento decifrar el misterio y por tanto, exponer unos zonas interesantes, lindas y otras llenas de terror. El París que yo les doy es uno nocturno con sus Catacumbas, entre otras cosillas...

En 1786 comenzó un proyecto monumental. Los cementerios de París estaban súper-poblados de esqueletos y huesos por todos lados. Este problema estaba causando pestilencias y enfermedades por toda la Ciudad. Los cementerios antiguos como “Les Halles” y otros como: “Montparnasse”, “Montrouge” y “Montsouris” también estaban llenos. Así que el gobierno tomó medidas drásticas y decidió mover todos los huesos y cuerpos que se estaban pudriendo a un nuevo lugar de descanso.

Para que la población parisina no se enterara, los empleados movían los miles de cuerpos durante la noche. El lugar de reposo de estos seres sería en las catacumbas y cloacas de París. Tiempo después, antes de la Revolución (1789), Carlos X tiraba unas fiestas salvajes para sus amistades, se festejaba entre los muertos. Más de un siglo y medio después se convertiría en el escondite y los cuarteles generales de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de entrar a las Catacumbas, hay una advertencia, “¡Alto! Éste es el imperio de los muertos.” En el presente sólo esta abierto un kilómetro de las Catacumbas, pero en realidad hay una red de túneles por toda la ciudad de París y lo que se cree que sea cientos de kilómetros. Ahora, el paseo o ‘tour’ no es para el débil de corazón. Si entra, esté preparado para ver más de cinco millones de huesos y esqueletos en una hiladera de túneles, pasillos y pequeñas montañitas a los alrededores. Para llegar, está localizado en el 1 Pl Denfert-Rochereau número 75014 y es la misma parada en el Metro parisino o puede llamar. Para más información al 01-43-22-47-63. Está abierto de martes a viernes desde las dos hasta las cuatro de la tarde y sábados a domingos abren desde las nueve hasta las 11 de la mañana, luego cierran y reabren de dos a cuatro de la tarde en el fin de semana; los días feriados están cerrados.

Las noches de fiesta

Por la noche, prefiero un Café reconocido por los artistas, lugar que es posible encontrarse con el mismo Gerard Depardieu; éste mismo es el “Café de la paz/Café de la Paix”. El costo por plato es de $40 en adelante, y es tan buena la comida como el ambiente. Vaya con tiempo o mejor todavía, haga reservaciones con antelación; al ser el mejor Brasserie de la Ciudad, está siempre repleto. Puede llamar al 01-40-07-30-20 ó llegar hasta el 12, Boulevard des Capucines. Los horarios comienzan desde la 12 del mediodía hasta las 12 de la medianoche todos los días. Tírese a la aventura, le gustara la buena música, la comida y el ambiente; y tal vez, se encuentre con un famoso artista del cine francés.

Para más noches parisinas, hay fiestas eternas... Una de estas fiestas que lleva corriendo desde el siglo XIX,-un prestigioso cabaret-el “Molino rojo/Moulin Rouge”. Entre sorbos de Champagne en la mesa, se deleita en un espectáculo multi-color sin igual. Hay 60 bailarinas hermosas en más de 1,000 disfraces por toda la tarima. El “show” le puede costar unos $50 en adelante y los programas son a las siete, nueve y 11 de noche todos los días. Si llega a las siete de la noche, puede cenar allí mismo, mientras goza de canto y baile. El programa es exquisito, pero les advierto, es un “show” sólo para adultos; aunque nada es vulgar, todo es artístico y al buen gusto; hay escenas donde las damas demuestran sus pechos al público. En Metro es por “Place Blanche” en el número 82, boulevarde de Clichy –75018 ó puede llamar para información y reservaciones al 01-53-09-82-82. También está cerca la iglesia “Sagrado Corazón/Sacre Couer” para echarle un vistazo y tomar unas fotos de ésta durante la noche, es una vista bellísima, como la Iglesia misma.

Las noches más románticas

La próxima noche escogemos el frente de la misteriosa iglesia “Nuestra Señora/Notre Dame”. Punto de encuentro para fotografiar la arquitectura gótica del edificio. Entre sus arcos y figuras protectoras, la “Notre Dame” llama para admirarla y sentarse sobre los bancos y verla durante largo rato. Cerca está el río Seine. Pero, no es hora de partir esta que hayamos pisado el “Punto cero kilómetros”. Se dice que al pisar el “Punto cero”, uno regresará pronto a París y con muchos buenos deseos en mente, esperamos que así sea.

Para movernos mejor, alcanzamos ver la torre Eiffel. Tenemos reservaciones para la siete de la noche. Es una cena y velada para ver desde el restaurante de la Torre la ciudad entera. El salón de actividades es uno feliz, mientras nos sentamos juntos a admirar el Trocadero y estamos llenos de emoción, pues estamos sentados sobre una de las maravillas mundiales. La ingeniería del señor Eiffel no tuvo límites a finales del siglo XIX. Al ser la “Ciudad de las luces”, entre las siete y 11 de la noche se convierte en la “Fiesta de las luces”. Además de sentarnos en el restaurante y tomar fotos, subimos al ‘tope’ de la Torre misma para mirar nuevamente el Trocadero de forma entera.

El frío nos impacta un poco a la altura qué estamos; por tanto, nos colocamos las chaquetas y seguimos tirando las fotos por un par de minutos más. Después, volvemos a bajar a nuestra mesa maravillados por la acción de todo y lo que hemos visto desde las alturas. Les sugiero al visitar, tomarse un rico vino de Burdeos; la mejor cosechadora de vinos en Francia. Los precios por persona para el ‘tour’ y la cena corren entre $70-$80 en adelante, qué disfrute la experiencia.

Para observar y gozar de París nocturno

Uno de las cosas más importantes qué tiene que hacer durante la noche es caminar por las orillas del río Seine, es sumamente romántico. Si no desea caminar, ya sea por el frío y/o el cansancio, le puedo sugerir el paseo por el “Barco parisino/Bateaux Parisiens”. Es espectacular, después de las 6:30 p.m. A la caída del sol y por la noche está todo el Río, monumentos, iglesias y museos iluminados. En el “Bateaux” puede disfrutar de una rica cena, con un el típico champagne o vino frances entre almejas, vegetales y para el postre, una tarta de caramelo con un fuerte café francés.

El barco se encuentra casi al frente de la misma torre Eiffel y el paseo lo llevará a lugares especiales. Nosotros tuvimos la oportunidad de ver “El museo Dorsay/Le Musée Dorsay”, donde se encuentra una de las obras más famosas de Van Gogh, “Su autorretrato”; además, pasamos por detrás del “Louvre”, donde se encuentra la “Mona Lisa” de Da Vinci, vimos “El puente de Alejandro II/Pont Alexandre II” y hasta llegar nuevamente al “Nôtre Dame”. Nos sentíamos llenos de tanta emoción por ver una Capital tan majestuosa y gloriosa durante la noche; al salir del barco estabamos tan felices qué literalmente “caminábamos sobre las nubes”. Los “bateaux” tienen un costo por persona de $30-$35 por el almuerzo (pero, los precios están sujeto a cambio) y las cenas son usualmente más costosas, en el pasado he pagado hasta $50 por persona; para más información puede acceder en el internet a www.bateauxparisiens.com .

Ahora, para finalizar, para hacer el viaje por el París nocturno, le sugiero por lo menos una semana bien planeada para disfrutar su hotel, cena y todo lugar qué escojan lo más posible. Tenga en mente y recuerde que puede intentar otras aventuras nocturnas en las discoteques de la Ciudad, que son igualmente interesantes. Por ahora, le digo qué comience durante el día con las Catacumbas y por la noche las puede unir a los pasados ‘tours’ mencionados (“Cafe de la Paix”, “Moulin Rouge”, “Notre Dame”, “Eiffel” y finalmente el “Bateaux”). Éste es un turisteo qué puede comenzar levantándose un poco más tarde, al ser una experiencia para noctámbulos. De igual forma le digo, es un paseo por la Ciudad para personas que ya hayan estado en París anteriormente. Si nunca ha estado en París y está dispuesto a levantarse temprano, para ir a los museos y luego pasarse la noche de “party”, esto es igualmente bueno. Espero que usted lo disfrute mucho y le saque todo el provecho, cómo yo le saqué al París nocturno. Gracias

Autor: Daniel Otero, San Juan, Puerto Rico
Trabajo como Consultor, escribo a tiempo parcial y me encanta viajar!

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: