La educación superior en Estados Unidos

Universidades y community colleges

La educación superior en los Estados Unidos es reconocida mundialmente por su calidad y variedad. Existen tres niveles principales de educación superior: estudios de grado, estudios de postgrado y estudios de doctorado. Aquí puedes encontrar todo lo que necesitas saber sobre la educación superior en los Estados Unidos.

La edad mínima para matricularse en la universidad suele ser los 18 años. Sin embargo, alrededor del 40% de los estudiantes universitarios tienen 25 años o más, ya que muchos de ellos completan estudios de postgrado.

Los estudios de grado se ofrecen en más de 4000 universidades acreditadas, cada una de las cuales tiene unos requisitos de admisión y oferta de programas diferente. Del total de 19 millones de estudiantes universitarios (14 millones en universidades públicas y 5 millones en universidades privadas), más de 1 millón son estudiantes internacionales, de los cuales la mitad estudian programas de postgrado. Las universidades estadounidenses reciben estudiantes de países como China, el Reino Unido, India y Corea del Sur. Aunque los términos “college” y “university” se usan de forma intercambiable, un college suele ser una institución más pequeña que solo ofrece grados independientemente o como parte de una university, mientras que las universities también ofrecen programas de postgrado. 

Estándares académicos 

Las universidades americanas normalmente cuentan con una oferta de ciencias naturales y sociales y de estudios humanísticos. Se suelen requerir cuatro años de universidad para obtener un grado en artes o ciencias (Bachelor of Arts o Bachelor of Science). Una universidad suele estar compuesta por facultades de grado (de ingeniería, de artes y ciencias, etc.), y por facultades de postgrado. Los cuatro años de estudios de grado se conocen como freshman, sophomore, junior y senior year (también se denominan así los últimos cuatro años de educación secundaria).

Uno de los aspectos más destacados del sistema educativo estadounidense es que muchas de las universidades más prestigiosas son privadas y no reciben fondos federales o del estado (su principal fuente de ingresos, además de la matrícula pagada por los estudiantes, son las donaciones). Las universidades más conocidas son las de la Ivy League (llamadas así porque son tan antiguas que podría haber crecido hiedra (ivy) en las paredes): Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Pennsylvania, Princeton y Yale. La Ivy League, junto con las "siete hermanas" (Barnard, Bryn Mawr, Mount Holyoke, Radcliffe, Smith, Vassar y Wellesley) universidades que una vez fueron solo femeninas, son las universidades más prestigiosas de Estados Unidos.

Aunque algunos aseguran que su fama se basa más en su prestigio social que en su calidad académica, asistir a una de estas universidades abre muchas puertas en el mercado laboral, especialmente a nivel ejecutivo. Otras universidades prestigiosas incluyen el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge (Massachusetts), el Instituto Tecnológico de California (Caltech) y la Universidad de Stanford en California, todas las cuales cuentan con una conocida reputación internacional por su investigación y excelencia académica.

Los estándares académicos de las universidades estadounidenses varían mucho, y algunas universidades son más conocidas por su vida social y equipos deportivos que por sus logros académicos. Es posible encontrar todo tipo de universidades, desde universidades con más de 50000 estudiantes que ofrecen formación para programas de doctorado y posdoctorado, hasta pequeñas academias privadas, con una oferta académica más reducida, centrada en las humanidades o en la investigación. Las universidades grandes son como ciudades a escala con sus propias tiendas, bancos, departamentos de policía y bomberos, y suelen ser reconocidas por su calidad de enseñanza y por sus centros de investigación, bibliotecas e instalaciones deportivas.

¿Qué distingue a las universidades americanas?

La mayor diferencia entre la educación superior en los EE.UU. y en muchos otros países es que en los EE.UU., el sistema está diseñado para que las personas continúen estudiando. Más del 70% de graduados de la escuela secundaria (de los cuales el 57% son mujeres) completan algún tipo de educación superior. Muchos estadounidenses ven un grado o un máster como la última etapa natural de su vida escolar. Con algunas excepciones, los “colleges” y “universities” estadounidenses están adaptados para favorecer al estudiante medio en vez de a los estudiantes más brillantes.

En algunas universidades, los estándares académicos requeridos para obtener un grado en los Estados Unidos son más bajos que en otros países. Algunos centros aceptan a casi todos los graduados y se les conoce como "fábricas de diplomas" (lo que ha disminuido el valor de los títulos). Es a nivel de postgrado donde las universidades estadounidenses mantienen una reputación más elevada y donde los estudiantes reciben una educación que es comparable con la de cualquier otro país en términos de calidad académica.

La mayoría de las universidades cuentan con un profesorado de calidad, debido en gran parte a generosos salarios que les permiten atraer al mejor talento (muchos profesores son extranjeros). Los profesores universitarios tienen una posición social mucho más alta que los profesores de escuela secundaria y se les permite mucha autonomía en sus métodos de enseñanza.

Escuelas comunitarias

En Estados Unidos, hay dos tipos principales de instituciones de educación superior: la escuela comunitaria, de dos años, y la universidades, de cuatro años. Las primeras, las community colleges, suelen estar financiadas con fondos públicos, por lo que son mucho más asequibles que otras universidades. Ofrecen grados orientados a ocupaciones técnicas y semiprofesionales, y también grados que preparan a los estudiantes para entrar en una institución de cuatro años.

Los grados de las escuelas comunitarias se completan después de dos años y llevan a la obtención de diplomas de “asociado” de artes (humanidades, ciencias sociales, etc.) o ciencias (Associate of Arts, AA; o Associate of Science, AS). La mitad de los graduados de la escuela secundaria optan por estudiar en escuelas comunitarias. Los grados de cuatro años suelen ser el elemento más importante de las universidades. Proporcionan formación profesional previa a ingresar en unviersidades "avanzadas" como derecho y medicina además de ofrecer una educación liberal para estudiantes que no tienen intención de realizar estudios de postgrado.

Las universidades americanas

Calendario y diplomas

El curso universitario suele estar distribuido en dos semestres al año de unas 14 semanas cada uno: uno de septiembre a diciembre y otro de enero a mayo (algunos centros dividen el año académico en tres periodos: otoño, primavera y verano). Aquellos estudiantes que necesitan repetir una asignatura pueden asistir a cursos intensivos de ocho semanas que ofrecen las universidades en verano.

La mayoría de los estudiantes cursan 10 asignaturas cada año académico y normalmente se tarda cuatro años en completar una licenciatura de 40 asignaturas (o 120 créditos). Los estudiantes que logran las mejores medias académicas (grade point average o GPA) se gradúan como Summa cum Laude (excelente), Magna cum Laude (muy bueno) y Cum Laude (bueno).

A todos los demás estudiantes se les concede su diploma sin un reconocimiento específico. Como la obtención de una licenciatura se ha convertido en algo habitual, cada vez más estudiantes optan por estudios de postgrado, especialmente de derecho, negocios y doctorados.

Costes y becas

El coste de la matrícula varía mucho según la universidad. Las universidades públicas cuestan menos para los residentes del estado y más para los no residentes y extranjeros. Para tener derecho al precio de matrícula de residente, se suele exigir un año de residencia en el estado. También se pueden aplicar tarifas más altas a los estudiantes que estudian fuera del municipio de una escuela comunitaria.

El coste medio de la matrícula para las universidades públicas ronda los 10.000$ al año para residentes del estado y 25.000$ para no residentes. Para las universidades privadas, el coste medio es de 35.000$ al año, aunque es posible pagar hasta el doble por la matrícula en una universidad de la Ivy League. El coste de las universidades privadas ha subido considerablemente en los últimos años, y muchas universidades han reducido sus requerimientos de ingreso para poder atraer a suficientes estudiantes y lograr así más ingresos.

Las tasas universitarias suelen incluir la matrícula, la atención sanitaria y el acceso a instalaciones deportivas. El alojamiento, la comida, los libros, el transporte y otros gastos suponen un desembolso extra de unos 8.000-15.000$ al año para un estudiante.

Por lo general, no es necesario tener coche, ya que los campus universitarios suelen concentrar sus instalaciones en un área que se puede recorrer a pie. Es obligatorio contar con un seguro médico, aunque los estudiantes también pueden inscribirse en el plan de seguro médico de la universidad. 

En resumen, costear la educación universitaria es una gran inversión tanto para los padres como para los estudiantes en Estados Unidos. La mayoría de las familias participan en planes de ahorro e inversión para financiar la educación universitaria de sus hijos, y muchos padres esperan que sus hijos asuman un papel activo en el pago de su educación solicitando un préstamo o trabajando. Muchos estudiantes trabajan a tiempo parcial para financiar sus estudios, mientras que otros reciben subvenciones, becas y préstamos para cubrir los gastos.

Las becas son concedidas directamente por las universidades, por organizaciones fraternales, cívicas, laborales y empresariales (por ejemplo, más de un tercio de los estudiantes de Harvard reciben una beca). Aunque las universidades públicas no suelen dar ayuda financiera a los estudiantes extranjeros, las universidades privadas sí que la proporcionan. Existen muy pocas becas que cubran el coste total de la matrícula, por lo tanto si no eres capaz de contribuir con un mínimo del 50% por tus propios medios, no merece la pena pedir la beca.

Un estudiante extranjero puede solicitar una ayuda financiera directamente a una universidad estadounidense, pero también puede solicitarla a programas educativos en su país de origen. Las embajadas de los Estados Unidos pueden ser una buena fuente de información sobre las becas y subvenciones disponibles. Una solicitud de ayuda financiera no afecta de ninguna forma la probabilidad de ingreso en una universidad, ya que cada solicitud se considera de manera independiente. Alrededor de dos tercios de los estudiantes universitarios reciben algún tipo de ayuda financiera, y el hecho de tener padres con recursos económicos no impide que un estudiante reciba ayuda financiera.

Calificaciones

Las notas de entrada para las universidades americanas varían considerablemente. En general, cuanto mejor sea la universidad (o mejor sea su reputación), más alta será la nota mínima de admisión. Algunas facultades especializadas, como las de derecho, tienen un examen de ingreso estándar. En el caso de los estudiantes internacionales, normalmente se tienen en cuenta las calificaciones obtenidas en los títulos extranjeros que servirían a los estudiantes para entrar en una universidad en su país de orígen.

Es importante que los estudiantes de mayor edad que regresen a la educación universitaria proporcionen cualquier diploma o certificado que demuestre su nivel de educación alcanzado (si no, tendrán que examinarse para demostrar si son aptos). Muchas universidades requieren que los estudiantes extranjeros tengan un nivel avanzado de inglés, y a menudo se les requiere una calificación específica en el examen de inglés como lengua extranjera TOEFL. Algunos colleges y universities requieren que los estudiantes extranjeros completen las pruebas llamadas SAT. Por supuesto, siempre puedes contactar con las universidades para obtener más detalles acerca de los requerimientos de entrada.

Solicitudes

Las solicitudes de ingreso en las universidades normalmente se realizan online. Si planeas matricularte en una universidad muy popular, como las de California, deberás hacerlo en verano u otoño para poder ser admitido en el siguiente semestre de otoño del año siguiente (agosto/septiembre). Lo ideal es comenzar los trámites con 18 meses de antelación. En las universidades con menor demanda, un estudiante extranjero debe solicitar la admisión en marzo del mismo año de ingreso, ya que las solicitudes de extranjeros suelen tardar al menos seis meses en tramitarse.

En la planificación de estudios superiores en Estados Unidos, se debe tener en cuenta el tiempo de tramitación del visado de estudios, puesto que este no puede iniciarse hasta que no se haya obtenido la admisión por parte de una universidad. Para aumentar las posibilidades de admisión, se recomienda aplicar a universidades de niveles diferentes (más y menos demandadas).

Alojamiento

Tras la admisión a una universidad, se aconseja a los estudiantes que soliciten una plaza en una residencia universitaria o en otro tipo de alojamiento universitario. El alojamiento en el campus es limitado, aunque muchas universidades dan prioridad a los estudiantes extranjeros. Muchos estudiantes viven en residencias universitarias el primer año y luego alquilan habitaciones en apartamentos o casas en los años siguientes, aunque en muchas ciudades este tipo de alojamiento es caro y difícil de encontrar.

Clubs e instalaciones

Las universidades estadounidenses ofrecen una gran variedad de sociedades y clubs para sus alumnos, como clubs de arte, periodismo, coro y voluntariado. Algunas universidades prohíben el alcohol en el campus. Si este es el caso, un estudiante que consuma alcohol en el campus puede ser temporal o permanentemente expulsado.

Las universidades estadounidenses suelen tener grandes instalaciones deportivas y hacen todo lo posible por atraer a los mejores deportistas. La mayoría de las universidades ofrecen becas académicas completas para deportistas, a menudo arriesgando su reputación académica en el proceso. Existe un “acuerdo no escrito” entre los directores de admisión de la universidad y las jóvenes promesas del deporte que hace que sean admitidos con facilidad en las universidades. Los equipos deportivos generan enormes ingresos para las universidades y son una necesidad comercial (las competiciones interuniversitarias son un gran negocio). Este fenómeno no suele estar bien visto por la administración y los estudiantes de una universidad: consideran que existe una discriminación favorable hacia los deportistas. Ante las críticas, algunas universidades han iniciado programas de apoyo para mejorar el rendimiento académico y las tasas de graduación de los atletas.

Todas las universidades dedican mucho tiempo a atraer a sus antiguos alumnos, a quienes se persuade de que se mantengan en contacto con su universidad y, lo que es más importante, contribuyan a ella económicamente. Muchas universidades tienen eventos anuales llamados "homecomings" (también realizados por las escuelas secundarias), en los que se anima a los ex alumnos a regresar a la universidad y participar en diversas actividades. Las universidades también celebran otros eventos como el "día del padre" o el "fin de semana de los hermanos", que a menudo están relacionados con eventos deportivos.

Información

La oferta de programas de las universidades americanas están disponibles en las oficinas de orientación de las escuelas secundarias, bibliotecas y librerías. También hay numerosos recursos online que pueden ser útiles a la hora de escoger una universidad, como Cappex, Niche y College Board's Big Future. También es posible comparar universidades en sitios como U.S. News Best Colleges, que ofrece 50 tipos diferentes de clasificaciones.

Finalmente, la Comisión Fulbright ofrece un Servicio de Asesoría Educativa en muchos países (www.fulbright.co.uk) para estudiantes que planean estudiar en un colegio o universidad estadounidense.


www.justlanded.com © 2003-2020 Just Landed