Solicitudes de empleo

Cómo impresionar a una empresa suiza

Tu solicitud de empleo actúa como tarjeta de presentación en tu búsqueda de empleo y es el pasaporte para conseguir un primer contacto con una empresa. Ten en cuenta que las solicitudes de trabajo en Suiza pueden ser distintas a las que estás acostumbrado a hacer en tu país.

Solicitudes de empleo

Si este es el caso, es mejor que te atengas a ciertas reglas y que sigas el consejo de los profesionales del sector para poder sacar el mayor partido posible y provocar una respuesta de las empresas a las has enviado tu solicitud.

Asegúrate de que la solicitud sea lo más completa posible (carta de presentación, CV, copias de tu títulos, etc.) y de que le llegue en buenas condiciones a la persona adecuada (no es adecuado enviar algo que está arrugado o roto). No te olvides de que la primera impresión es vital.

Carta de presentación

La carta de presentación es esencial para informar a la empresa de tus intenciones, tu formación académica, tu experiencia profesional y tu disponibilidad. Debes explicar cuál es tú interés en el puesto que solicitas de manera breve y concisa.

El objetivo de la carta de presentación es convencer a la persona que la recibe de que eres el mejor para el puesto. Lo que escribas tiene que informar, ser convincente, mostrar motivación y hacer que la persona que lo lea quiera saber más sobre ti. No olvides añadir algún toque personal.

No tengas miedo de decir cuáles son las expectativas que tienes del trabajo que solicitas. Muestra tus puntos fuertes en relación con el puesto, y si la ocasión lo requiere, explica por qué quieres cambiar de trabajo. No escribas más de un folio, y no la hagas a mano a nos ser que la empresa te lo pida expresamente. Asegúrate de repasar la ortografía y la gramática.

Currículum vitae

Es importante que sea simple, preciso y conciso. Un buen CV debe incluir:

  • Datos personales
  • Formación académica
  • Experiencia profesional
  • Idiomas
  • Conocimientos de informática
  • Aficiones
  • Referencias

Si este es el caso, es mejor que te atengas a ciertas reglas y que sigas el consejo de los profesionales del sector para poder sacar el mayor partido posible y provocar una respuesta de las empresas a las has enviado tu solicitud.

Asegúrate de que la solicitud sea lo más completa posible (carta de presentación, CV, copias de tu títulos, etc.) y de que le llegue en buenas condiciones a la persona adecuada (no es adecuado enviar algo que está arrugado o roto). No te olvides de que la primera impresión es vital.

Carta de presentación

La carta de presentación es esencial para informar a la empresa de tus intenciones, tu formación académica, tu experiencia profesional y tu disponibilidad. Debes explicar cuál es tú interés en el puesto que solicitas de manera breve y concisa.

El objetivo de la carta de presentación es convencer a la persona que la recibe de que eres el mejor para el puesto. Lo que escribas tiene que informar, ser convincente, mostrar motivación y hacer que la persona que lo lea quiera saber más sobre ti. No olvides añadir algún toque personal.

No tengas miedo de decir cuáles son las expectativas que tienes del trabajo que solicitas. Muestra tus puntos fuertes en relación con el puesto, y si la ocasión lo requiere, explica por qué quieres cambiar de trabajo. No escribas más de un folio, y no la hagas a mano a nos ser que la empresa te lo pida expresamente. Asegúrate de repasar la ortografía y la gramática.

Currículum vitae

Es importante que sea simple, preciso y conciso. Un buen CV debe incluir:

  • Datos personales
  • Formación académica
  • Experiencia profesional
  • Idiomas
  • Conocimientos de informática
  • Aficiones
  • Referencias

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: