Fiscalidad en Suiza

Impuesto del Valor Agregado (IVA)

El umbral para el registro del IVA en Suiza es de cien mil francos suizos (100,000CHF), este nuevo umbral se introdujo el uno de Enero del 2010. Además , aquellos que utilizan los servicios de una compañía o una persona en el extranjero a un costo de diez mil francos (10, 000 CHF) o más , también son válidos para el IVA Suizo.

Fiscalidad en Suiza

El tipo normal de IVA es del 7.6%(debido a un aumento del 8% en el 2011). Es la tasa más baja del IVA en toda Europa. Algunos suministros y servicios específicos, incluyendo comida, medicina, periódicos y libro, están sujetos a tasas más bajas al 2.4% (2.5% desde el 2011). El IVA correspondiente al alojamiento en hoteles se cobra en el 3.6%. Hay algunos sectores que están totalmente exentos del pago del IVA, incluyendo seguridad social y servicios sociales, educación y el juego.

El sistema suizo de impuestos federales incluye una procedimiento para la obtención de las devoluciones del IVA provocadas por las empresas no-suizas en el transcurso de sus negocios. La devolución del IVA sólo se puede obtener una vez al año, y no todas las empresas extranjeras están autorizadas a un reembolso. Las devoluciones del IVA sólo estarían concedidas a las empresas extranjeras o particulares no registrados como sujetos pasivos o entidades a efectos del IVA suizo.

Las directivas del IVA en la UE

Aunque Suiza no es miembro de la Unión Europea, es un miembro de la Comunidad Económica de Libre Comercio (AELC) y ha firmado el Tratado de Libre Comercio de 1972 que constituyó la base de las relaciones económicas entre Suiza y los países de la Unión Europea. Suiza, por lo tanto, es en gran medida un país ajustado a la legislación del IVA Europeo, según se define en la Sexta Directiva del IVA (2006/112/CE). Las empresas independientes sujetas al IVA que operan desde Suiza, estarán sujetas a esta Directiva sobre el IVA, en la medida en que las autoridades suizas están obligadas a poner en la norma y los tipos reducidos dentro del rango permitido, y el establecimiento de las normas nacionales relativas a cuándo y cómo debe aplicarse el IVA en las empresas registradas y los individuos.

Bajo las nuevas reglas que entren en vigor respecto a la UE (y por lo tanto que tendrán un impacto en Suiza, tal como se describe más arriba) entre 2010 y 2015, las prestaciones de servicios de empresa a empresa (B2B) estarán sujetas al IVA del país donde el consumidor se encuentre, en lugar de país del residencia del proveedor. Será el consumidor del negocio la persona requerida para dar cuenta del IVA mediante el mecanismo de inversión del sujeto pasivo (por el que actúa como el proveedor y el consumidor y pone el IVA como la carga de sí mismo , y luego reclamándola de vuelta) . Para las telecomunicaciones, radiodifusión y servicios electrónicos estos cambios se retrasarán hasta el 1 de enero de 2015.
Para las empresas privadas de los consumidores (B2C) las prestaciones de servicios, el lugar de imposición en materia de IVA, se mantendrá al igual que la ubicación del proveedor.

Habrán, sin embargo, ciertas excepciones que en las reglas generales no se aplican. Las normas específicas estarán reflejadas en el lugar de imposición donde debe estar el consumo del servicio. Las excepciones son: la oferta electrónica de servicios, las telecomunicaciones y la radiodifusión, la restauración y los determinados servicios de hospitalidad, materiales científicos y educativos, servicios culturales y deportivos y suministros.

El tipo normal de IVA es del 7.6%(debido a un aumento del 8% en el 2011). Es la tasa más baja del IVA en toda Europa. Algunos suministros y servicios específicos, incluyendo comida, medicina, periódicos y libro, están sujetos a tasas más bajas al 2.4% (2.5% desde el 2011). El IVA correspondiente al alojamiento en hoteles se cobra en el 3.6%. Hay algunos sectores que están totalmente exentos del pago del IVA, incluyendo seguridad social y servicios sociales, educación y el juego.

El sistema suizo de impuestos federales incluye una procedimiento para la obtención de las devoluciones del IVA provocadas por las empresas no-suizas en el transcurso de sus negocios. La devolución del IVA sólo se puede obtener una vez al año, y no todas las empresas extranjeras están autorizadas a un reembolso. Las devoluciones del IVA sólo estarían concedidas a las empresas extranjeras o particulares no registrados como sujetos pasivos o entidades a efectos del IVA suizo.

Las directivas del IVA en la UE

Aunque Suiza no es miembro de la Unión Europea, es un miembro de la Comunidad Económica de Libre Comercio (AELC) y ha firmado el Tratado de Libre Comercio de 1972 que constituyó la base de las relaciones económicas entre Suiza y los países de la Unión Europea. Suiza, por lo tanto, es en gran medida un país ajustado a la legislación del IVA Europeo, según se define en la Sexta Directiva del IVA (2006/112/CE). Las empresas independientes sujetas al IVA que operan desde Suiza, estarán sujetas a esta Directiva sobre el IVA, en la medida en que las autoridades suizas están obligadas a poner en la norma y los tipos reducidos dentro del rango permitido, y el establecimiento de las normas nacionales relativas a cuándo y cómo debe aplicarse el IVA en las empresas registradas y los individuos.

Bajo las nuevas reglas que entren en vigor respecto a la UE (y por lo tanto que tendrán un impacto en Suiza, tal como se describe más arriba) entre 2010 y 2015, las prestaciones de servicios de empresa a empresa (B2B) estarán sujetas al IVA del país donde el consumidor se encuentre, en lugar de país del residencia del proveedor. Será el consumidor del negocio la persona requerida para dar cuenta del IVA mediante el mecanismo de inversión del sujeto pasivo (por el que actúa como el proveedor y el consumidor y pone el IVA como la carga de sí mismo , y luego reclamándola de vuelta) . Para las telecomunicaciones, radiodifusión y servicios electrónicos estos cambios se retrasarán hasta el 1 de enero de 2015.
Para las empresas privadas de los consumidores (B2C) las prestaciones de servicios, el lugar de imposición en materia de IVA, se mantendrá al igual que la ubicación del proveedor.

Habrán, sin embargo, ciertas excepciones que en las reglas generales no se aplican. Las normas específicas estarán reflejadas en el lugar de imposición donde debe estar el consumo del servicio. Las excepciones son: la oferta electrónica de servicios, las telecomunicaciones y la radiodifusión, la restauración y los determinados servicios de hospitalidad, materiales científicos y educativos, servicios culturales y deportivos y suministros.

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: