Seguridad social

Cobertura para empleados, estudiantes y pensionistas

El sistema de seguridad social en Francia es complejo y está sujeto a constantes reformas, por lo que resulta difícil abarcar todas sus características. En este artículo se recoge la información más relevante para extranjeros en Francia.

Seguridad social

Si eres ciudadano de la UE/EEE y viajas a Francia, la seguridad social de tu país de origen cubrirá todos los gastos y consultas que hagas en este país (siempre que lleves contigo la Tarjeta Sanitaria Europea ). Si planeas hacerte residente, entonces es recomendable que te registres en el sistema de la seguridad social francesa.

Por el contrario, las personas no ciudadanas de la UE/EEE deberán obtener un permiso de residencia para poder tener acceso a la cobertura médica de la seguridad social en Francia. Si deseas obtener más información acerca de los permisos en este país, puedes visitar la sección ‘visas y permisos ’ en nuestra guía de Francia.

Introducción al sistema de seguridad social de Francia

Existen muchos tipos de regímenes en Francia (régimes obligatoires). Antes de registrarte en el sistema tendrás que averiguar a qué categoría perteneces: 

  • Régimen general para empleados (régime générale de sécurité sociale). Cubre a más del 80% de la población activa.
  • Régimen autónomo (régimes autonomes) para autónomos que no sean  trabajadores agrícolas. 
  • Régimen agrícola (régimes agricoles) para personas que trabajan en el sector agrícola.
  • Régimen especial (régimes spéciaux) para categorías específicas, como los funcionarios.

En este artículo nos centraremos únicamente en el régimen general, ya que este concierne a la mayoría de los extranjeros que trabajan en Francia. Dicho régimen contempla cobertura por enfermedad, maternidad, accidentes de trabajo y lesiones, discapacidades, ancianidad y viudedad, fallecimiento, ayudas a la familia, seguro de desempleo y pensión suplementaria. Puedes encontrar más detalles en el siguiente artículo y si deseas saber más acerca de la cobertura sanitaria en Francia puedes visitar la sección de salud  de esta guía.

Seguridad social para empleados

Cuando empieces a trabajar en Francia, tu empresa te registrará en el URSSAF  (Union de Recouvrement des Cotisations de Sécurité Sociale et d'Allocations Familiales). Esta institución se encarga de administrar los regímenes de seguridad social y el seguro de desempleo. Además de registrarte en la seguridad social, tu empresa también se encargará de registrarte en el sistema de contribución a las pensiones. Las contribuciones al régimen de seguridad social dependen de tus ingresos y serán sustraídas automáticamente de tu salario. Tanto la empresa como el empleado pagan las contribuciones.

Una vez registrado, recibirás un certificado de afiliación al sistema de seguridad social con tu número de seguridad social y Carta Vitale. Necesitarás acudir al CPAM (Caisse Primaire d'Assurance Maladie) local, donde puedes realizar las gestiones relativas al sistema de seguridad social. Tu centro CPAM depende del lugar en que residas, y puedes consultarlo aquí .

El régimen general cubre a todos los empleados asalariados y similares (cuando estos no se encuentran bajo un régimen especial y si todas sus contribuciones están al día). Las personas dependientes de un empleado, ya sea cónyuges o hijos, también están cubiertas automáticamente con este tipo de seguro. La única excepción para este tipo de régimen son los trabajadores extranjeros destinados a Francia por una empresa que tenga sus oficinas registradas fuera del país. Este tipo de empleados mantienen su propio régimen de seguridad social, a menos que sean de un país con el cual Francia tenga un acuerdo bilateral.

1. Cobertura por enfermedad

Atención médica

Todos los residentes legales en Francia, empleados, desempleados, pensionistas y las personas dependientes de estos tienen derecho a beneficiarse del sistema de seguridad social en Francia. Para ello, los beneficiarios pagan inicialmente por la atención recibida y después solicitan el reembolso de los gastos. No siempre se devolverá la totalidad del coste, sino que se reembolsa un porcentaje de los gastos dependiendo del tipo de tratamiento de acuerdo con el régimen PUMA (Protection Universelle Maladie) que entró en vigor en 2016. Bajo este sistema, se recuperan un 70% de los costes (y un 100% en el caso de tratamientos de larga duración). Para más detalles consultar nuestra sección de salud .

Baja por enfermedad

Los empleados que han estado contribuyendo a la seguridad social recibirán el 50% de su sueldo promedio diario bruto de los últimos tres meses si se encuentran de baja por enfermedad. Pero esta medida solo se activa a partir del cuarto día de baja. El procedimiento habitual para este tipo de casos es que tu compañía continúe pagando tu sueldo de forma total y parcial para después recibir un reembolso por parte de la seguridad social.

2. Permisos y retribuciones por maternidad

Cuidado médico

El 100% de los costes relativos al embarazo y el parto están cubiertos por la seguridad social. Esto incluye los gastos para todos los tratamientos prescritos en los períodos prenatales y postnatales, incluyendo: médicos, gastos farmacéuticos, hospitalización y exámenes médicos.

Baja por maternidad

El salario durante la baja por maternidad está garantizado. Esto dependerá de nuevo del promedio pagado diario en los últimos 3 meses. El período permitido para ausentarse del trabajo por maternidad es de al menos 16 semanas. Hasta 6 pueden ser tomadas antes de la fecha esperada del parto (la date présumée) como período prenatal (repos prenatal). Si el parto se retrasa, el período se extiende automáticamente y no se resta del total. El resto de las 16 semanas se toman como período postnatal (repos postnatal). La empleada puede decidir reducir la baja por maternidad, pero 8 semanas son obligatorias (y al menos 6 después del parto). Después del tercer hijo, la empleada puede optar a tener períodos de descanso por maternidad más largos: 8 semanas antes del parto y 18 tras el nacimiento del bebé.

3. Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

Este seguro cubre accidentes en el área de trabajo o de camino a este, al igual que enfermedades profesionales. Si has sufrido o sufres una de estas situaciones, deberás informar a tu empresa de tu situación tan pronto como sea posible y, en caso de accidente de trabajo, proporcionar nombres y dirección de los testigos del incidente.

Atención médica

Los gastos médicos y farmacéuticos, la hospitalización, aparatos y prótesis, son todos gratuitos para el empleado (excepto cuando estos excedan los límites aprobados). También existe la opción de recibir un reembolso por las formaciones en el trabajo o la rehabilitación funcional.

Prestaciones: la compensación económica comienza a pagarse desde el primer día de incapacidad para el trabajo. Esta es equivalente al 60% del salario diario bruto durante los primeros 28 días, y hasta el 80% a partir de los 28 (dentro de los límites definidos por la seguridad social).

Pensiones: en caso de quedar parcial o totalmente incapacitado para trabajar, es posible recibir una pensión. En caso de fallecimiento, el cónyuge (y en algunos casos, los hijos o padres del fallecido) son aptos para recibir la pensión. Las pensiones o compensaciones siguen vigentes incluso después de mudarse a vivir a otro país de la UE.

4. Seguro de incapacidad

Este seguro se encarga de compensar a personas incapacitadas para trabajar, y que por tanto han visto una disminución en sus ingresos. Este tipo de seguro puede ser concedido por un período determinado de tiempo y revisado en cualquier momento. Para poder recibirlo se deberá cumplir con las siguientes condiciones:

  • Tener una discapacidad reconocida de al menos el 66%.
  • Menor de 60 años - si fuese mayor, se aplicaría el régimen de pensión para ancianos.
  • Estar registrado y contribuir a la seguridad social - normalmente durante más de 6 meses.
  • Estar dispuesto a pasar cualquier examen médico requerido.

Este seguro te da el derecho a recibir una pensión que se calcula sobre el promedio de tus diez años de ingresos anuales más altos. Si actualmente estás empleado y recibes un salario, entonces esta pensión será pagada al 30% de este promedio. Si no fuese el caso, la pensión es igual al 50% de este promedio. La pensión puede ser más alta en caso de necesitar cuidados diarios de terceras personas. Además, esta pensión otorga el derecho a recibir el 100% de reembolso de todos los gastos relativos a la atención y  el tratamiento médicos.

5. Pensión de jubilación y de viudedad

Existen dos tipos de pensiones asociadas a la edad, contribuyente (incluyendo pensiones por senectud) y no contribuyente.

(a) Pensiones contribuyentes

Pensión de vejez: el acceso a esta pensión no está garantizado - las solicitudes para este tipo de pensión se deberán enviar seis meses antes de la fecha de jubilación. Estas pensiones son calculadas en base a la edad, la antigüedad laboral, el nivel salarial y las contribuciones hechas por el candidato. La edad establecida de jubilación es de 62 años (en 2019) para una una antigüedad laboral de 37,5 - en caso de tener menos de 62 años, la pensión se ajustará. También tienes la opción de hacer contribuciones adicionales (hasta el equivalente a 3 años) para incrementar la cantidad final de tu pensión.

Con este tipo de pensiones los períodos de empleo asalariado en otros países miembros de la UE/EEE también se toman en cuenta. La pensión para la jubilación básica se calcula utilizando el promedio de un número determinado de los salarios anuales más altos (el número de años varía). El porcentaje pagado de este promedio varía entre el 25% y el 50% (máximo).

Pensión de viudedad (pension de réversion): concedida a viudos de más de 55 años, este tipo de pensión puede ser de hasta el 54% de la pensión del cónyuge fallecido. Tienen una particularidad y es que es una pensión dependiente del nivel de recursos del solicitante, por ejemplo, los ingresos mensuales.

También existe una pensión para viudos con una incapacidad permanente (pension de veuve ou de veuf invalide), para este tipo de pensiones no hay una edad mínima requerida. Las pensiones para empleados que no se encuentran en posiciones ejecutivas son administradas por la CNAVTS  (Caisse Nationale d'Assurance Vieillesse et de Travailleurs Salariés).

(b) Beneficios de pensión para no contribuyentes

Esta es una ayuda dependiente del umbral salarial en la que se toman en cuenta los siguientes criterios:

  • El solicitante tiene más de 65 años - o 60 si está incapacitado laboralmente.
  • Es residente francés.
  • Tiene ingresos menores a cierto nivel.
  • Ha estado empleado o ha sido autónomo por un período mínimo de tiempo.

Los tipos de beneficios adquiridos con esta pensión son: subsidio para madres (allocation aux mères de famille), pensión suplementaria, pensión vitalicia (secours viager), ayuda de vejez especial y ayuda suplementaria proveída por el fondo solidario para la vejez (para personas con los menores ingresos). Se puede obtener más información del FSV  (Fonds de Solidarité Vieillesse) (en francés).

6. Subsidio por defunción

El subsidio por defunción ofrece un pago único a los familiares de la persona asegurada tras su fallecimiento. El cónyuge es el beneficiario de este pago a menos que exista divorcio o separación, en este caso el dinero puede ser destinado a los padres o hijos. Este normalmente es el equivalente a 90 días de sueldo básico. Se debe solicitar junto con el acta de defunción, la tarjeta del seguro del fallecido, un comprobante de ingresos del fallecido, un certificado familiar (fiche familiale d'état civile) y, si aplica, los documentos que certifican la dependencia económica del solicitante con respecto al fallecido.

7. Prestaciones familiares

Estos pueden ser pagados a las familias con uno o más hijos dependientes bajo las siguientes condiciones:

  • Ingresos en el hogar por debajo del umbral mínimo.
  • Hijos menores a 20 años, que no trabajen o ganen menos de 55% salario mínimo (SMIC).

Si la familia tiene tres hijos o más, la cantidad incrementa cuando los hijos alcanzan la edad de 11 años, y después otra vez a los 16. Aunque algunas ayudas pueden ser pagadas aún cuando el cónyuge reside en algún otro país de la UE, por norma general para poder obtener los beneficios familiares ambos padres deberán residir en Francia. Si tu cónyuge trabaja en otro país, esto no se aplica, puesto que el país de residencia es responsable (en algunos casos, sin embargo, puedes recibir algún tipo de prestación en Francia).

Existen cerca de 20 tipos de prestaciones, divididas en cuatro áreas: nacimiento, educación, vivienda y otros. Las más importantes son:

  • Prestaciones familiares (allocations familiales) entregadas del segundo hijo en adelante.
  • Prestaciones por niños en edades tempranas (allocation pour jeune enfant).
  • Suplemento familiar (complément familial).
  • Prestaciones para vivienda (allocation de logement).
  • Ayudas para la educación especial (allocation d'éducation spéciale).
  • Ayudas al sustento familiar (allocation de soutien familial).
  • Ayudas para el inicio del año escolar (allocation de rentrée scolaire).
  • Ayudas para padres solteros (allocation de parent isolé).
  • Ayudas para la educación paternal (allocation parentale d'éducation).
  • Ayudas a la adopción (allocation d'adoption).
  • Ayudas para el cuidado parental (allocation de présence parental).

Para obtener información más detallada acerca de las ayudas disponibles así como de las condiciones para calificar, puedes consultar la página de la CAF , la Caja de Ayudas Familiares (Caisses d'Allocations Familiales). La CAF tiene una guía de ayudas (Guide des allocations familiales) que detalla los procedimientos para solicitar una de ellas.

8. Prestación por desempleo

Las características de esta prestación son complejas, por lo que hemos dedicado un artículo completo a este subsidio  que puede consultarse aquí.

9. Pensión suplementaria

La pensión de jubilación básica se incrementa con la pensión suplementaria (obligatoria para todos los empleados). Las contribuciones para las pensiones suplementarias y todas las pensiones ejecutivas (cadres) producen ‘puntos de jubilación’, los cuales reflejan la antigüedad en el puesto de trabajo, el nivel salarial y las contribuciones. Estos puntos se multiplican por un factor (ajustado anualmente) para calcular la cantidad de la pensión. Es posible incrementar el monto de la pensión con una póliza de seguro suplementario (seguro mutuo o privado).

La pensión suplementaria es gestionada por ARRCO  (Association des Régimes de Retraités Complémentaires), que cuenta con una página web multilingüe.

AGIRC  (Association Générale des Institutions de Retraite des Cadres) se encarga de administrar tanto las pensiones básicas como las suplementarias para ejecutivos (cadres) e incluye casi 50 instituciones de pensiones para la jubilación.

10. Cobertura para estudiantes

Los estudiantes de la UE/EEE no necesitan registrarse en el sistema de seguridad social en Francia, puesto que permanecen cubiertos por el sistema de su país de origen durante su estancia en Francia.

En el caso de los países no miembros de la UE/EEE, algunos tienen acuerdos de reciprocidad que pueden dar acceso a cobertura médica. En cualquier caso, esta información deberá confirmarse consultando con la seguridad social o a la institución educativa. Si el país no cuenta con un acuerdo con Francia y la estancia programada es superior a tres meses, es necesario registrarse en el sistema de seguridad social.

Para acogerse al régimen de estudiantes (régime étudiant) deberás:

  • Tener menos de 28 de años.
  • Estudiar en alguna institución afiliada al sistema sistema de seguridad social de Francia.
  • Permanecer en Francia más de tres meses.

Si este fuera tu caso, solo deberás registrarte en la seguridad social francesa cuando te matricules en el curso. Además, tu cónyuge e hijos, en caso de que tuvieras, también tendrán acceso a la seguridad social a través de ti. Aunque no es obligatorio, también puedes obtener un seguro de gastos médicos complementarios (mutuelle), para pagar todos los gastos médicos no cubiertos por el régimen de seguridad social básico.

Si no cumples con los criterios mencionados previamente, existen dos opciones:

  • PUMA (Protection Universelle Maladie) - (Sistema de cobertura universal para trabajadores o residentes en Francia) y posiblemente un seguro complementario .
  • Seguro privado - más caro que el régimen para estudiantes.

Jubilados

Los ciudadanos de la UE/EEE jubilados deberán pedir el formulario S1 (anteriormente E-121 o E-106) de la agencia de seguridad social del país de origen. Esto cubre a la persona que recibe la pensión y a su cónyuge (sin importar el país de origen) y asegura una cobertura de seguro de salud básica en Francia sin pagar contribuciones al sistema francés.

Siempre es recomendable obtener un seguro de salud complementario (mutuelle) ya que esto reduce o elimina los gastos no cubiertos por el seguro básico.

Régimen de autónomo

Si eres autónomo, tendrás que suscribirte al régimen de autónomos, registrarte con el URSSAF  (Union de Recouvrement des Cotisations de Sécurité Sociale et d'Allocations Familiales) y realizar los pagos requeridos.

El seguro de salud para autónomos se encuentra actualmente en un periodo de transición. Para 2020 todos los trabajadores autónomos serán cubiertos por la CPAM (Caisse Primaire d’Assurance Maladie). De esta forma, se contribuye al mismo tiempo a fondos para la jubilación y las pensiones de invalidez a través de la CNAVPL  (Caisse National d'Assurance Vieillesse des Professions Libérales).

Los artistas que trabajen como autónomos (diseñadores, escritores, fotógrafos, ilustradores, compositores musicales) y dependen de los derechos de autor para sus ingresos, deberán registrarse con la AGESSA  (Association pour la Gestion de la Sécurité Sociale).

Si eres ciudadano de la UE/EEE y viajas a Francia, la seguridad social de tu país de origen cubrirá todos los gastos y consultas que hagas en este país (siempre que lleves contigo la Tarjeta Sanitaria Europea ). Si planeas hacerte residente, entonces es recomendable que te registres en el sistema de la seguridad social francesa.

Por el contrario, las personas no ciudadanas de la UE/EEE deberán obtener un permiso de residencia para poder tener acceso a la cobertura médica de la seguridad social en Francia. Si deseas obtener más información acerca de los permisos en este país, puedes visitar la sección ‘visas y permisos ’ en nuestra guía de Francia.

Introducción al sistema de seguridad social de Francia

Existen muchos tipos de regímenes en Francia (régimes obligatoires). Antes de registrarte en el sistema tendrás que averiguar a qué categoría perteneces: 

  • Régimen general para empleados (régime générale de sécurité sociale). Cubre a más del 80% de la población activa.
  • Régimen autónomo (régimes autonomes) para autónomos que no sean  trabajadores agrícolas. 
  • Régimen agrícola (régimes agricoles) para personas que trabajan en el sector agrícola.
  • Régimen especial (régimes spéciaux) para categorías específicas, como los funcionarios.

En este artículo nos centraremos únicamente en el régimen general, ya que este concierne a la mayoría de los extranjeros que trabajan en Francia. Dicho régimen contempla cobertura por enfermedad, maternidad, accidentes de trabajo y lesiones, discapacidades, ancianidad y viudedad, fallecimiento, ayudas a la familia, seguro de desempleo y pensión suplementaria. Puedes encontrar más detalles en el siguiente artículo y si deseas saber más acerca de la cobertura sanitaria en Francia puedes visitar la sección de salud  de esta guía.

Seguridad social para empleados

Cuando empieces a trabajar en Francia, tu empresa te registrará en el URSSAF  (Union de Recouvrement des Cotisations de Sécurité Sociale et d'Allocations Familiales). Esta institución se encarga de administrar los regímenes de seguridad social y el seguro de desempleo. Además de registrarte en la seguridad social, tu empresa también se encargará de registrarte en el sistema de contribución a las pensiones. Las contribuciones al régimen de seguridad social dependen de tus ingresos y serán sustraídas automáticamente de tu salario. Tanto la empresa como el empleado pagan las contribuciones.

Una vez registrado, recibirás un certificado de afiliación al sistema de seguridad social con tu número de seguridad social y Carta Vitale. Necesitarás acudir al CPAM (Caisse Primaire d'Assurance Maladie) local, donde puedes realizar las gestiones relativas al sistema de seguridad social. Tu centro CPAM depende del lugar en que residas, y puedes consultarlo aquí .

El régimen general cubre a todos los empleados asalariados y similares (cuando estos no se encuentran bajo un régimen especial y si todas sus contribuciones están al día). Las personas dependientes de un empleado, ya sea cónyuges o hijos, también están cubiertas automáticamente con este tipo de seguro. La única excepción para este tipo de régimen son los trabajadores extranjeros destinados a Francia por una empresa que tenga sus oficinas registradas fuera del país. Este tipo de empleados mantienen su propio régimen de seguridad social, a menos que sean de un país con el cual Francia tenga un acuerdo bilateral.

1. Cobertura por enfermedad

Atención médica

Todos los residentes legales en Francia, empleados, desempleados, pensionistas y las personas dependientes de estos tienen derecho a beneficiarse del sistema de seguridad social en Francia. Para ello, los beneficiarios pagan inicialmente por la atención recibida y después solicitan el reembolso de los gastos. No siempre se devolverá la totalidad del coste, sino que se reembolsa un porcentaje de los gastos dependiendo del tipo de tratamiento de acuerdo con el régimen PUMA (Protection Universelle Maladie) que entró en vigor en 2016. Bajo este sistema, se recuperan un 70% de los costes (y un 100% en el caso de tratamientos de larga duración). Para más detalles consultar nuestra sección de salud .

Baja por enfermedad

Los empleados que han estado contribuyendo a la seguridad social recibirán el 50% de su sueldo promedio diario bruto de los últimos tres meses si se encuentran de baja por enfermedad. Pero esta medida solo se activa a partir del cuarto día de baja. El procedimiento habitual para este tipo de casos es que tu compañía continúe pagando tu sueldo de forma total y parcial para después recibir un reembolso por parte de la seguridad social.

2. Permisos y retribuciones por maternidad

Cuidado médico

El 100% de los costes relativos al embarazo y el parto están cubiertos por la seguridad social. Esto incluye los gastos para todos los tratamientos prescritos en los períodos prenatales y postnatales, incluyendo: médicos, gastos farmacéuticos, hospitalización y exámenes médicos.

Baja por maternidad

El salario durante la baja por maternidad está garantizado. Esto dependerá de nuevo del promedio pagado diario en los últimos 3 meses. El período permitido para ausentarse del trabajo por maternidad es de al menos 16 semanas. Hasta 6 pueden ser tomadas antes de la fecha esperada del parto (la date présumée) como período prenatal (repos prenatal). Si el parto se retrasa, el período se extiende automáticamente y no se resta del total. El resto de las 16 semanas se toman como período postnatal (repos postnatal). La empleada puede decidir reducir la baja por maternidad, pero 8 semanas son obligatorias (y al menos 6 después del parto). Después del tercer hijo, la empleada puede optar a tener períodos de descanso por maternidad más largos: 8 semanas antes del parto y 18 tras el nacimiento del bebé.

3. Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

Este seguro cubre accidentes en el área de trabajo o de camino a este, al igual que enfermedades profesionales. Si has sufrido o sufres una de estas situaciones, deberás informar a tu empresa de tu situación tan pronto como sea posible y, en caso de accidente de trabajo, proporcionar nombres y dirección de los testigos del incidente.

Atención médica

Los gastos médicos y farmacéuticos, la hospitalización, aparatos y prótesis, son todos gratuitos para el empleado (excepto cuando estos excedan los límites aprobados). También existe la opción de recibir un reembolso por las formaciones en el trabajo o la rehabilitación funcional.

Prestaciones: la compensación económica comienza a pagarse desde el primer día de incapacidad para el trabajo. Esta es equivalente al 60% del salario diario bruto durante los primeros 28 días, y hasta el 80% a partir de los 28 (dentro de los límites definidos por la seguridad social).

Pensiones: en caso de quedar parcial o totalmente incapacitado para trabajar, es posible recibir una pensión. En caso de fallecimiento, el cónyuge (y en algunos casos, los hijos o padres del fallecido) son aptos para recibir la pensión. Las pensiones o compensaciones siguen vigentes incluso después de mudarse a vivir a otro país de la UE.

4. Seguro de incapacidad

Este seguro se encarga de compensar a personas incapacitadas para trabajar, y que por tanto han visto una disminución en sus ingresos. Este tipo de seguro puede ser concedido por un período determinado de tiempo y revisado en cualquier momento. Para poder recibirlo se deberá cumplir con las siguientes condiciones:

  • Tener una discapacidad reconocida de al menos el 66%.
  • Menor de 60 años - si fuese mayor, se aplicaría el régimen de pensión para ancianos.
  • Estar registrado y contribuir a la seguridad social - normalmente durante más de 6 meses.
  • Estar dispuesto a pasar cualquier examen médico requerido.

Este seguro te da el derecho a recibir una pensión que se calcula sobre el promedio de tus diez años de ingresos anuales más altos. Si actualmente estás empleado y recibes un salario, entonces esta pensión será pagada al 30% de este promedio. Si no fuese el caso, la pensión es igual al 50% de este promedio. La pensión puede ser más alta en caso de necesitar cuidados diarios de terceras personas. Además, esta pensión otorga el derecho a recibir el 100% de reembolso de todos los gastos relativos a la atención y  el tratamiento médicos.

5. Pensión de jubilación y de viudedad

Existen dos tipos de pensiones asociadas a la edad, contribuyente (incluyendo pensiones por senectud) y no contribuyente.

(a) Pensiones contribuyentes

Pensión de vejez: el acceso a esta pensión no está garantizado - las solicitudes para este tipo de pensión se deberán enviar seis meses antes de la fecha de jubilación. Estas pensiones son calculadas en base a la edad, la antigüedad laboral, el nivel salarial y las contribuciones hechas por el candidato. La edad establecida de jubilación es de 62 años (en 2019) para una una antigüedad laboral de 37,5 - en caso de tener menos de 62 años, la pensión se ajustará. También tienes la opción de hacer contribuciones adicionales (hasta el equivalente a 3 años) para incrementar la cantidad final de tu pensión.

Con este tipo de pensiones los períodos de empleo asalariado en otros países miembros de la UE/EEE también se toman en cuenta. La pensión para la jubilación básica se calcula utilizando el promedio de un número determinado de los salarios anuales más altos (el número de años varía). El porcentaje pagado de este promedio varía entre el 25% y el 50% (máximo).

Pensión de viudedad (pension de réversion): concedida a viudos de más de 55 años, este tipo de pensión puede ser de hasta el 54% de la pensión del cónyuge fallecido. Tienen una particularidad y es que es una pensión dependiente del nivel de recursos del solicitante, por ejemplo, los ingresos mensuales.

También existe una pensión para viudos con una incapacidad permanente (pension de veuve ou de veuf invalide), para este tipo de pensiones no hay una edad mínima requerida. Las pensiones para empleados que no se encuentran en posiciones ejecutivas son administradas por la CNAVTS  (Caisse Nationale d'Assurance Vieillesse et de Travailleurs Salariés).

(b) Beneficios de pensión para no contribuyentes

Esta es una ayuda dependiente del umbral salarial en la que se toman en cuenta los siguientes criterios:

  • El solicitante tiene más de 65 años - o 60 si está incapacitado laboralmente.
  • Es residente francés.
  • Tiene ingresos menores a cierto nivel.
  • Ha estado empleado o ha sido autónomo por un período mínimo de tiempo.

Los tipos de beneficios adquiridos con esta pensión son: subsidio para madres (allocation aux mères de famille), pensión suplementaria, pensión vitalicia (secours viager), ayuda de vejez especial y ayuda suplementaria proveída por el fondo solidario para la vejez (para personas con los menores ingresos). Se puede obtener más información del FSV  (Fonds de Solidarité Vieillesse) (en francés).

6. Subsidio por defunción

El subsidio por defunción ofrece un pago único a los familiares de la persona asegurada tras su fallecimiento. El cónyuge es el beneficiario de este pago a menos que exista divorcio o separación, en este caso el dinero puede ser destinado a los padres o hijos. Este normalmente es el equivalente a 90 días de sueldo básico. Se debe solicitar junto con el acta de defunción, la tarjeta del seguro del fallecido, un comprobante de ingresos del fallecido, un certificado familiar (fiche familiale d'état civile) y, si aplica, los documentos que certifican la dependencia económica del solicitante con respecto al fallecido.

7. Prestaciones familiares

Estos pueden ser pagados a las familias con uno o más hijos dependientes bajo las siguientes condiciones:

  • Ingresos en el hogar por debajo del umbral mínimo.
  • Hijos menores a 20 años, que no trabajen o ganen menos de 55% salario mínimo (SMIC).

Si la familia tiene tres hijos o más, la cantidad incrementa cuando los hijos alcanzan la edad de 11 años, y después otra vez a los 16. Aunque algunas ayudas pueden ser pagadas aún cuando el cónyuge reside en algún otro país de la UE, por norma general para poder obtener los beneficios familiares ambos padres deberán residir en Francia. Si tu cónyuge trabaja en otro país, esto no se aplica, puesto que el país de residencia es responsable (en algunos casos, sin embargo, puedes recibir algún tipo de prestación en Francia).

Existen cerca de 20 tipos de prestaciones, divididas en cuatro áreas: nacimiento, educación, vivienda y otros. Las más importantes son:

  • Prestaciones familiares (allocations familiales) entregadas del segundo hijo en adelante.
  • Prestaciones por niños en edades tempranas (allocation pour jeune enfant).
  • Suplemento familiar (complément familial).
  • Prestaciones para vivienda (allocation de logement).
  • Ayudas para la educación especial (allocation d'éducation spéciale).
  • Ayudas al sustento familiar (allocation de soutien familial).
  • Ayudas para el inicio del año escolar (allocation de rentrée scolaire).
  • Ayudas para padres solteros (allocation de parent isolé).
  • Ayudas para la educación paternal (allocation parentale d'éducation).
  • Ayudas a la adopción (allocation d'adoption).
  • Ayudas para el cuidado parental (allocation de présence parental).

Para obtener información más detallada acerca de las ayudas disponibles así como de las condiciones para calificar, puedes consultar la página de la CAF , la Caja de Ayudas Familiares (Caisses d'Allocations Familiales). La CAF tiene una guía de ayudas (Guide des allocations familiales) que detalla los procedimientos para solicitar una de ellas.

8. Prestación por desempleo

Las características de esta prestación son complejas, por lo que hemos dedicado un artículo completo a este subsidio  que puede consultarse aquí.

9. Pensión suplementaria

La pensión de jubilación básica se incrementa con la pensión suplementaria (obligatoria para todos los empleados). Las contribuciones para las pensiones suplementarias y todas las pensiones ejecutivas (cadres) producen ‘puntos de jubilación’, los cuales reflejan la antigüedad en el puesto de trabajo, el nivel salarial y las contribuciones. Estos puntos se multiplican por un factor (ajustado anualmente) para calcular la cantidad de la pensión. Es posible incrementar el monto de la pensión con una póliza de seguro suplementario (seguro mutuo o privado).

La pensión suplementaria es gestionada por ARRCO  (Association des Régimes de Retraités Complémentaires), que cuenta con una página web multilingüe.

AGIRC  (Association Générale des Institutions de Retraite des Cadres) se encarga de administrar tanto las pensiones básicas como las suplementarias para ejecutivos (cadres) e incluye casi 50 instituciones de pensiones para la jubilación.

10. Cobertura para estudiantes

Los estudiantes de la UE/EEE no necesitan registrarse en el sistema de seguridad social en Francia, puesto que permanecen cubiertos por el sistema de su país de origen durante su estancia en Francia.

En el caso de los países no miembros de la UE/EEE, algunos tienen acuerdos de reciprocidad que pueden dar acceso a cobertura médica. En cualquier caso, esta información deberá confirmarse consultando con la seguridad social o a la institución educativa. Si el país no cuenta con un acuerdo con Francia y la estancia programada es superior a tres meses, es necesario registrarse en el sistema de seguridad social.

Para acogerse al régimen de estudiantes (régime étudiant) deberás:

  • Tener menos de 28 de años.
  • Estudiar en alguna institución afiliada al sistema sistema de seguridad social de Francia.
  • Permanecer en Francia más de tres meses.

Si este fuera tu caso, solo deberás registrarte en la seguridad social francesa cuando te matricules en el curso. Además, tu cónyuge e hijos, en caso de que tuvieras, también tendrán acceso a la seguridad social a través de ti. Aunque no es obligatorio, también puedes obtener un seguro de gastos médicos complementarios (mutuelle), para pagar todos los gastos médicos no cubiertos por el régimen de seguridad social básico.

Si no cumples con los criterios mencionados previamente, existen dos opciones:

  • PUMA (Protection Universelle Maladie) - (Sistema de cobertura universal para trabajadores o residentes en Francia) y posiblemente un seguro complementario .
  • Seguro privado - más caro que el régimen para estudiantes.

Jubilados

Los ciudadanos de la UE/EEE jubilados deberán pedir el formulario S1 (anteriormente E-121 o E-106) de la agencia de seguridad social del país de origen. Esto cubre a la persona que recibe la pensión y a su cónyuge (sin importar el país de origen) y asegura una cobertura de seguro de salud básica en Francia sin pagar contribuciones al sistema francés.

Siempre es recomendable obtener un seguro de salud complementario (mutuelle) ya que esto reduce o elimina los gastos no cubiertos por el seguro básico.

Régimen de autónomo

Si eres autónomo, tendrás que suscribirte al régimen de autónomos, registrarte con el URSSAF  (Union de Recouvrement des Cotisations de Sécurité Sociale et d'Allocations Familiales) y realizar los pagos requeridos.

El seguro de salud para autónomos se encuentra actualmente en un periodo de transición. Para 2020 todos los trabajadores autónomos serán cubiertos por la CPAM (Caisse Primaire d’Assurance Maladie). De esta forma, se contribuye al mismo tiempo a fondos para la jubilación y las pensiones de invalidez a través de la CNAVPL  (Caisse National d'Assurance Vieillesse des Professions Libérales).

Los artistas que trabajen como autónomos (diseñadores, escritores, fotógrafos, ilustradores, compositores musicales) y dependen de los derechos de autor para sus ingresos, deberán registrarse con la AGESSA  (Association pour la Gestion de la Sécurité Sociale).

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí:

Otros comentarios

  • Merche, 15 abril 2010 Responde

    Seguridad social en Francia

    A diferencia de España, para obtener el número de la seguridad social en Francia es necesario trabajar como mínimo 60 horas al mes, durante 3 meses. Si no, por muchos papeles que hagas, y aun trabajando y pagando, no se puede obtener.