Compra de propiedades

Cómo comprar un propiedad en Suiza

Comprar casa en Suiza es bastante sencillo y directo en comparación con otros países europeos. Una vez que hayas encontrado una propiedad, el proceso de adquisición puede comenzar.

Compra de propiedades

Antes de comprar, debes de evaluar la propiedad. El asesor que maneje tu hipoteca seguramente ya haya hecho esto antes, así que puedes beneficiarte de su experiencia.

Es casi imposible negociar sobre los precios de una nueva propiedad. Los constructores saben que no hay muchas viviendas en Suiza, y si hay algo que no te gusta de la vivienda o quieres cambiar, tendrás que pagar por los cambios. Sin embargo, en una propiedad más vieja, la negociación es posible- aunque, obviamente podrías encontrarte con vendedores decididos a no cambiar el precio. En general, es más fácil de negociar, si eres capaz de hacer que una propiedad no te intersa- aunque esto puede ser increíblemente difícil con tan pocas propiedades disponibles en Suiza.

También es posible que tu banco evalué la propiedad a un precio más bajo y luego se nieguen a darte una hipoteca alta por ello. En este caso, debes utilizar la evaluación de tu banco como un instrumento de negociación.

Otra de las cosas que pueden pasar es que tengas que "pujar" por esa propiedad debido a la competencia, en cuyo caso es posible que el precio de venta original ascienda.

Si todavía no tienes ingresos suficientes para comprar la propiedad, deberías empezar ahora a pedir hipotecas a los bancos.

Protocolización de la compra de la propiedad

Una vez que hayas acordado un precio y estés dispuesto a seguir adelante con la venta, las transacciones deben ser llevadas ante notario  (en francés). Aunque éste sea elegido por el comprador, los notarios están obligados por ley a permanecer neutral entre ambas partes.

Todos los contratos preliminares y las cartas de intención son necesarias ante notario. Sin protocolización su transacción no será legal ni válido. Serás llamado a presentarse en persona, aunque puedes también nombrar a un representante legal (esto requiere una procuración dibujada por el notario).
El primer paso es firmar el acuerdo de venta elaborado por el notario. El acuerdo garantiza que el comprador no va a vender la propiedad a otra persona. A cambio, usted debe pagar el 10% del depósito como fondo de comercio.

Para los no residentes, este acuerdo queda condicionado hasta el recibimiento del acuerdo de las autoridades para proceder a la venta. En este momento, debes estar dispuesto a esperar por lo menos dos meses, tal vez incluso tres (normalmente durante las vacaciones de invierno o si el contingente anual de permisos ya se ha llenado). Si se te niega el permiso, tu depósito será devuelto y la propiedad volverá al mercado con sólo el pago del notario a pagar.
Si tu solicitud de permiso se te concede y dispones de medios suficientes para pagar (a través de una hipoteca o la renta de las personas), puedes proceder a la transacción. El notario redactará la escritura (escritura de compraventa), que será leída por ambas partes al mismo tiempo. Después de que firmeís los dos, el notario lo presentará ante el catastro del cantón.

Después de esto, tendrás que poner el 90% restante de los fondos en fideicomiso con el notario (que lo mantendrá hasta que la transacción haya finalizado). Si vas a comprar una propiedad nueva, el pago puede ser hecho en varios pagos, tal y como la construcción progrese (por ejemplo, el 50% cuando las ventanas están equipadas, el 30% cuando los muebles y se coloca en el 10% restante antes de mudarse). Esto debe estar por escrito en las escrituras.
Una vez que la escritura esté registrada, el dueño de la propiedad cambiará. El notario transferirá la cantidad de depósito a garantía para el vendedor y tu (el comprador) recibirás un extracto actualizado del catastro en la que se certifica que la propiedad es ahora tuya.

Este procedimiento no debería ocupar más de 16 días si ya tienes hipoteca y los permisos necesarios (permiso B de la UE / ETA ciudadanos sin residencia en Suiza, permiso C para el resto de los no residentes).

Costes adicionales

Aparte de los costes la propiedad, se espera que pagues la cuota del notario (en general entre 0,02% y el 1% del valor de la propiedad, además del 7.6% del IVA, aunque esto varíe de un cantón a otro), impuesto por la transferencia de la tierra (aproximadamente el 4% , también varía entre los cantones – suprimido en Zurich) y la cuota de inscripción de obra (entre el 1% y 1,5%, según el cantón).

Antes de comprar, debes de evaluar la propiedad. El asesor que maneje tu hipoteca seguramente ya haya hecho esto antes, así que puedes beneficiarte de su experiencia.

Es casi imposible negociar sobre los precios de una nueva propiedad. Los constructores saben que no hay muchas viviendas en Suiza, y si hay algo que no te gusta de la vivienda o quieres cambiar, tendrás que pagar por los cambios. Sin embargo, en una propiedad más vieja, la negociación es posible- aunque, obviamente podrías encontrarte con vendedores decididos a no cambiar el precio. En general, es más fácil de negociar, si eres capaz de hacer que una propiedad no te intersa- aunque esto puede ser increíblemente difícil con tan pocas propiedades disponibles en Suiza.

También es posible que tu banco evalué la propiedad a un precio más bajo y luego se nieguen a darte una hipoteca alta por ello. En este caso, debes utilizar la evaluación de tu banco como un instrumento de negociación.

Otra de las cosas que pueden pasar es que tengas que "pujar" por esa propiedad debido a la competencia, en cuyo caso es posible que el precio de venta original ascienda.

Si todavía no tienes ingresos suficientes para comprar la propiedad, deberías empezar ahora a pedir hipotecas a los bancos.

Protocolización de la compra de la propiedad

Una vez que hayas acordado un precio y estés dispuesto a seguir adelante con la venta, las transacciones deben ser llevadas ante notario  (en francés). Aunque éste sea elegido por el comprador, los notarios están obligados por ley a permanecer neutral entre ambas partes.

Todos los contratos preliminares y las cartas de intención son necesarias ante notario. Sin protocolización su transacción no será legal ni válido. Serás llamado a presentarse en persona, aunque puedes también nombrar a un representante legal (esto requiere una procuración dibujada por el notario).
El primer paso es firmar el acuerdo de venta elaborado por el notario. El acuerdo garantiza que el comprador no va a vender la propiedad a otra persona. A cambio, usted debe pagar el 10% del depósito como fondo de comercio.

Para los no residentes, este acuerdo queda condicionado hasta el recibimiento del acuerdo de las autoridades para proceder a la venta. En este momento, debes estar dispuesto a esperar por lo menos dos meses, tal vez incluso tres (normalmente durante las vacaciones de invierno o si el contingente anual de permisos ya se ha llenado). Si se te niega el permiso, tu depósito será devuelto y la propiedad volverá al mercado con sólo el pago del notario a pagar.
Si tu solicitud de permiso se te concede y dispones de medios suficientes para pagar (a través de una hipoteca o la renta de las personas), puedes proceder a la transacción. El notario redactará la escritura (escritura de compraventa), que será leída por ambas partes al mismo tiempo. Después de que firmeís los dos, el notario lo presentará ante el catastro del cantón.

Después de esto, tendrás que poner el 90% restante de los fondos en fideicomiso con el notario (que lo mantendrá hasta que la transacción haya finalizado). Si vas a comprar una propiedad nueva, el pago puede ser hecho en varios pagos, tal y como la construcción progrese (por ejemplo, el 50% cuando las ventanas están equipadas, el 30% cuando los muebles y se coloca en el 10% restante antes de mudarse). Esto debe estar por escrito en las escrituras.
Una vez que la escritura esté registrada, el dueño de la propiedad cambiará. El notario transferirá la cantidad de depósito a garantía para el vendedor y tu (el comprador) recibirás un extracto actualizado del catastro en la que se certifica que la propiedad es ahora tuya.

Este procedimiento no debería ocupar más de 16 días si ya tienes hipoteca y los permisos necesarios (permiso B de la UE / ETA ciudadanos sin residencia en Suiza, permiso C para el resto de los no residentes).

Costes adicionales

Aparte de los costes la propiedad, se espera que pagues la cuota del notario (en general entre 0,02% y el 1% del valor de la propiedad, además del 7.6% del IVA, aunque esto varíe de un cantón a otro), impuesto por la transferencia de la tierra (aproximadamente el 4% , también varía entre los cantones – suprimido en Zurich) y la cuota de inscripción de obra (entre el 1% y 1,5%, según el cantón).

Información relacionada

¿Este artículo te ha sido de ayuda?

¿Quieres hacernos algún comentario, sugerencia o pregunta sobre este tema? Escríbenos aquí: